El Movimiento de Schoenstatt Internacional coronó a María el pasado 15 de Abril

Misiones México Luz de María… misión que se transforma
abril 16, 2020
La 4T: la del Hombre Nuevo
abril 17, 2020

El Movimiento de Schoenstatt Internacional coronó a María el pasado 15 de Abril

  Schoenstatt coronó internacionalmente a María como Reina de la Salud

 Ante el coronavirus, el movimiento apela al poder de María como reina

La coronación a María es una tradición en la Iglesia Católica. A través de este acto, se la honra como Madre de Dios y como reina. Y como tal, tiene todo el poder intercesor, otorgado por Dios omnipotente. El Apocalipsis, en su capítulo 12, relata que “apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol, con la luna bajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas”, quien “ dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones”. El rosario, en su quinto misterio glorioso, reconoce a María como Reina y Madre de todo lo creado.

El Movimiento de Schoenstatt está caracterizado por una espiritualidad mariana, la cual abre naturalmente a una relación profunda con Dios Padre, con Jesús y con el Espíritu Santo. Se trata de una vivencia orgánica, tanto de la teología como de la espiritualidad. Ambas aportan también una natural relación con vínculos humanos, que cuando son sanos no separan, sino que fortalecen la relación con Dios y ayudan a profundizarla.

El P. Kentenich coronó a María

En Schoenstatt la imagen de María como Reina data de los primeros tiempos de Schoenstatt, y durante el desarrollo del Movimiento se fue haciendo evidente con Actos de coronación concretos desde 1939 en adelante, motivado por todo el influjo del nacionalsocialismo y la inminencia de la II Guerra Mundial. Dentro de Dachau – Campo de concentración donde estuvo preso el Fundador de Schoenstatt y muchos seguidores – se vuelve a coronar a María ante las necesidades de comida, llamándola Reina del Pan. La historia sucesiva del Movimiento en su relación con María Reina es bastante extensa y profunda, realizándose muchas y sucesivas coronaciones hasta el día de hoy.

Coronación ante la pandemia del coronavirus

La pandemia del COVID-19 ha creado una situación mundial que nadie habría predicho: la gente está replegada en sus casas, para evitar el contagio del microorganismo letal. Ante esta situación en la que mueren tantas personas, ha surgido en muchos lugares la intención de Coronar a María para pedirle su acción en el cese de esta pandemia. Es un acto de fe enorme, que se expresa en la certeza que María toma esto en sus manos y actúa como la gran intercesora ante Dios. Por eso vemos en muchos países y ciudades que surge – dentro de Schoenstatt – ese anhelo de coronar a María, marcado por mucha esperanza y alegría.

A nivel de Coordinación Internacional del Movimiento de Schoenstatt, surge la idea de promover un Acto de Coronación de María en el Santuario Original, en Vallendar, coronándola como Reina de la Salud, Física y Espiritual. La preparación espiritual tomó más de un mes, en el cual la familia de Schoenstatt ofreció su entrega como ofrenda de amor. Varias hojas contenían impresas cientos de miles de oraciones y sacrificios enviadas por fieles de todo el mundo, que fueron puestas sobre el altar del Santuario Original de Schoenstatt, en el día 15 de abril, en que se concretó la coronación. A través de redes sociales, sumado el cómputo de cada una de ellas, se contactaron con la ceremonia en Schoenstatt 140.000 usuarios. La mayoría de ellos lo hicieron junto a sus familias.

La coronación fue precedida por canciones y por una Misa, celebrada por el P. Antonio Bracht, miembro del Consejo General de los Padres de Schoenstatt. En la misma, se oró y cantó en numerosos idiomas, representando la internacionalidad del Movimiento, incluyendo español, inglés, alemán, portugués, francés, italiano y  húngaro.

La gente pudo unirse a la coronación desde sus casas, no sólo como espectadores, sino que también muchos prepararon una corona que pusieron en su cuadro de la Virgen María, coronando efectivamente desde sus hogares, como familias o a nivel personal.

Consagración a la Virgen de Guadalupe

Esta coronación mundial de Schoenstatt se encuentra en el espíritu de lo que el CELAM (Conferencia Episcopal Latinoamericana) ha propuesto y realizado el pasado Domingo de Resurrección (12 de abril) en la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe en México. Allí se consagró todo el continente Americano y el Caribe a la protección de la  Virgen de Guadalupe, con la intención de pedirle a María que se manifieste protegiendo su pueblo del coronavirus y de todo mal, rogando especialmente por los más necesitados y  los más vulnerables.

Coronaciones en diversos lugares

En este tiempo se siguen proponiendo coronaciones locales. En Muchos lugares de nuestro México se han hecho también esas coronaciones, y así nos estamos sumamos a esa corriente de coronación con nuestra originalidad. en Monterrey y Chihuahua – como Familias de Schoenstatt – se llevará a cabo la coronación de la Mater, como Reina de la salud y de la vida, el sábado 18 de Abril en una misa virtual transmitida en directo.

Nos mantenemos unidos en el corazón de la Mater, implorando su intercesión en este tiempo.

m.p.h.c.e.v.